21 septiembre 2017












































El Relato de la Semana:


(Esencia de Mariposa)





Sabrás del dolor y de la pena

de estar con muchos, pero vacía.
  
Sabrás de la soledad de la noche

y de la longitud de los días.

Sabrás de la espera sin paz

y de aguardar con miedo.

Sabrás de la soberbia de aquellos

que detentan el poder y someten sin compasión.

Sabrás de la deserción de lo que es tuyo

y de la impotencia del adiós.

Sabrás que ya es tarde y casi siempre imposible.

Sabrás que eres tú la que siempre da

y sientes que pocas veces te toca recibir.

Sabrás que a menudo piensas distinto

y tal vez no te entiendan.

Pero sabrás también:

Que el dolor redime.

Que la soledad cura.

Que la fe agranda.

Que la esperanza sostiene.

Que la humildad ennoblece.

Que la perseverancia templa .

Que el olvido mitiga.

Que el perdón fortalece.

Que el recuerdo acompaña.

Que la razón guía,

Y que el Amor dignifica...


Juan XXIII




En este capítulo les he de decir que mi mariposa y yo, vivimos los mejores momentos de nuestra unión, aunque no fue una relación 7/24 si duro 5 años entre aprendizaje y prácticas, castigos y premios, Ilusión y decepción, pero eso sí, mucha dedicación a esta hermosa relación entre ella y el bondage.

Pues así he de empezar por narrar cada una de nuestras experiencias entre ella y yo, así como diría el poeta, camino se hace al andar.


Aquella ocasión apenas ella tenía curiosidad de saber qué era eso del bondage, dentro de nuestras primeras sesiones.

La desnude y la deje tan solo con su tanga, la recosté en la cama boca arriba y me senté en su abdomen, ella me miro muy sorprendida y rio ligeramente, la tome de sus brazos y ate sus muñecas una junto a la otra, ella pregunto un poco angustiada ¿qué estás haciendo? a lo cual yo guarde silencio, mientras hacía esto, sentía como su estómago empezaba a subir y a bajar rápidamente, su pecho empezó a agitarse rápidamente y sus senos empezaron a dilatar, al terminar de atar sus manos me baje de su abdomen y con firmeza ate sus manos a la cabecera de la cama, posteriormente tome sus pies y a la altura de sus tobillos los ate firmemente, ella no dejaba de jadear y empezó a moverse de un lado a otro, a lo cual jale sus piernas y sus pies los ate a la base da la cama, así por más esfuerzo que hiciera ya no tenía libre movimiento, luego ya inmóvil en la cama con mi mano tome su tanga y jale de ella fuertemente al punto de que esta se metió entre sus labios vaginales a lo que ella dio un gran grito… tome una navaja y corte la tanga dejándola ya desnuda, me volví a subir y deje caer todo mi peso sobre su abdomen para que le costara trabajo respirar, ella ya fatigada me suplico que ya me bajara y la dejara respirar bien, y así lo hice, me baje y fui por una mordaza de bola color rosa y a razón de forcejeo se la coloque en la boca y vi como respiraba con más dificultad, eso de verdad me éxito, por lo cual volví a montarme sobre ella. Por tiempos dejaba caer todo mi peso, créanme ella ya lloraba, pues vi en sus ojos como se resbalaban las lágrimas y su mirada reflejaba angustia y desesperación, después de un rato cundo vi que ya no podía más, me bajé de ella y le solté los pies… ahí la deje recostada en la cama… tan solo me miraba.





Maravilloso.






NARCISO

No puedo ser amiga
de quién ame,
De quién en sus brazos
halle dulces noches,
y otras veces frialdad.

Cuantas veces
te dije que te quería
esperando hallar eco
en tu corazón de mármol,
pero con la costumbre
del egoísmo...
pegado a tú piel
no había oportunidad,
para nosotros...
Al único que amaste
fue a ti narciso.

Preguntas cosas tan obvias
Para el corazón...
y tan necias para la razón,
puedes reírte de la palabra,
pero el olvido no llegará,
pues estás en la memoria
de mi piel.

Y yo nostalgío
Por lo que pudo ser,
E inclinó el rostro,
En una oración
Por la reconstrucción
de mi templo.


Autor: Eunice ( amiga por siempre )

Si quieres Leer mas... vista este link.

24 mayo 2017

México.


Tu Alma.


Tu alma ya me pertenece,
Tu cuerpo limpio y desnudo,
Atado e inmóvil a mis pies esta,
Y así atado…
Llegas al clímax de tu existencia,
Ya que mis caricias se extienden por todo tu cuerpo,
En forma de cuerdas.
Llegando al rincón más íntimo de tu ser.
Ahí donde tus mueres por primera vez en mis brazos,
Y cuando resucitas en mi cama,
Pides más…
Suplicas por más…
Por qué morir así,
Es vivir en la eternidad de mi corazón.
Lex Black


2 de Noviembre ( Día de Muertos )


Me dejaré morir en tu silencio,
que de noche me diste de comer
los frutos del cerezo
en tu alcoba de sombras
sangrantes de perfume
y nada más deseo.

Me dejaré morir en tu silencio.


Autor del poema: Clara Janés

Por siempre bella... por siempre mariposa.


Tu Alma.