30 septiembre 2009

Liberando el alma.


Amanecer en tus labios
amordazados por los míos,
y escribiré poemas en tu piel.
atados con un suave cordel,
y luego lentamente te llenare,
de suaves caricias a flor de piel.

Susúrrame un beso en el pecho
un beso lleno de misterio,
en tus senos apasionados,
atados e hinchados de placer.

Tu cuerpo lleno de fuego
con mi látigo encendiendo el deseo,
estas son caricias que aman
y aman de absoluta verdad.

Esta es mi caricia antes de partir,
caricia mía antes de morir,
atada en el lecho te dejo,
pues tu alma conmigo la llevo.

Hay dos cosas de ti,
que no podré olvidar,
la forma intensa de amar,
y tu cuerpo atado sin liberar.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario